Pages

9 de abril de 2011

La Catedral de Notre-Dame en París: Un icono de Francia

No podía olvidarme de mencionarles otro de los emblemas arquitectónicos de París, la hermosa e imponente Catedral de Notre Dame (Nuestra Señora, en español), una de las catedrales de estilo gótico más antiguas de la ciudad, situada a orillas del Río Siena, en la Isla de la Cité.
A pesar de que la Catedral de Notre Dame es una iglesia católica en funcionamiento, hace tiempo que dejo de ser un lugar de culto para convertirse en una atracción turística.


La construcción de esta catedral tomó mucho tiempo y esfuerzo de muchas generaciones.
Se construyo entre los años 1136 y 1345. Sus dimensiones alcanzan los 130 metros de largo por 48 metros de ancho y una altura total de 69 metros.
Arquitectónicamente, lo que más se destaca son sus vidrieras luminosas, sus esculturas y gárgolas con temáticas monstruosas.


La fachada presenta tres grandes portales. Tenemos el Portal del Juicio Final, el más importante de todos. Muestra esculturas representando la resurrección de los muertos, un ángel con una balanza pesando virtudes y pecados y demonios que se llevan las almas pecadoras, imágenes que sin duda habrán tenido gran peso en el inconsciente popular en la Edad Media. Los dos portales laterales fueron consagrados a la Virgen María y a Santa Ana, su madre.
Sobre este portal central, se destaca el rosetón, el gran vitral circular de casi 10 metros de diámetro.

Entrar a la catedral es muy impactante, por sus grandes dimensiones. Y mucho más si uno ingresa en medio de una misa y con música. Realmente se te pone la piel de gallina.

Por otro lado, también podemos mencionar que en su interior funciona el Museo de Notre Dame, en el cual se puede hacer un recorrido por la historia de esta catedral, una de las más famosas de toda Europa (y del mundo también), así como también observar elementos relacionados con la historia de Francia en general.

Como dato curioso, cabe mencionar que a lo largo de los años, la catedral ha presenciado innumerables acontecimientos históricos, tales como la coronación de Napoleón Bonaparte, la Beatificación de Juana de Arco y la coronación de Enrique VI de Inglaterra.



Esta catedral, también ha sido inspiración para el mundo de la literatura y el cine.
Víctor Hugo escribió en 1831 su novela "Notre Dame de París", uno de los cásicos de la literatura.
Sitúa los acontecimientos en la catedral durante la Edad Media y narra la historia de Quasimodo, el jorobado que se enamora de la bella gitana Esmeralda y sufre el hostigamiento de su tío Frolo. Su ilustración poética de la arquitectura de la catedral permitió a muchos descubrirla de una forma diferente

Notre Dame es algo que no se pueden perder durante tu visita a París. Y es que además de poder disfrutar de la fachada y de los interiores de este edificio, también van a tener la oportunidad de subir a la torre sur de este edificio y disfrutar de una maravillosa vista panorámica del río Sena, la Isla de la Cité y París. También se pueden visitar las criptas y el museo arqueológico, el cual tiene ruinas subterráneas de construcciones romanas.

Esta catedral tiene sus puertas abiertas al público todos los días, de 7.45 de la mañana a las 18.45 de la tarde. Si estás de vacaciones por París, no puedes perderte visitar esta emblemática y majestuosa catedral de estilo gótico: los sábados a las 14.30 se realiza una visita guiada gratuita e íntegramente en español.

No hay comentarios: