Pages

24 de marzo de 2011

Visitando París: Parte I (Torre Eiffel)

París, la ciudad de la luz, soñada por muchos, con monumentos tan famosos como la Torre Eiffel y la catedral de Nôtre-Dame, centro de la alta costura y cuna del arte con barrios tan famosos como Montmartre y su Moulin Rouge.

Viaje a París para el mes de Enero, pleno invierno europeo, y esta ciudad me recibió con -15 grados. Un shok bastante fuerte para alguien que viene de un verano argentino.

El aeropuerto internacional Charles de Gaulle tiene una organización impecable. Es enorme, pero no hay manera de perderse por la cantidad de señalización.
Del aeropuerto me dirigí a la terminal de trenes, anexa a Charles de Gaulle. De ahí tomé un tren que me dejó en el centro de París, cerca de la Torre Eiffel.
Eso sí, lo primero que hay que conseguir es algún plano de las líneas del subte, hay muchas, y es mejor informarse primero.
El billete de subte se usa y mucho, así que también recomiendo sacar un paquete especial de 10 boletos o más, con los cual te otorgan un descuento.
Además, el transporte parisino es perfección pura. La frecuencia de los días domingos, es casi igual a la de los días de semana. Siengo argentina y sabiendo por lo que pasamos usando transportes públicos, esto fue como estar en el paraíso.


El primer día en París visite diversos atractivos.
Pero no cabe duda de que comencé mi itinerario por el símbolo de la ciudad, la imponente Torre Eiffel. Es uno de los monumentos más visitados mundialmente y París es visitada anualmente por un promedio de 6 millones de turistas.
Esta ciudad no sería lo que es hoy en día sin la imagen de la Torre Eiffel sobresaliendo en el paisaje.

Esta estructura de hierro de 330 metros de altura fue diseñada por el ingeniero francés Gustave Eiffel. Se encuentra al costado del Río Siena y en el extremo de los Campos de Marte.
Inicialmente fue utilizada para pruebas del ejército con antenas de comunicación, hoy sirve, además de atractivo turístico, como emisora de programas radiofónicos y televisivos.
Fue construida para la Exposición Universal que se realizó en París en conmemoración de los 100 años de la Revolución Francesa, siendo inaugurada el día 31 de marzo de 1889.
                                                                                        
Son tres pisos los que tiene este monumento. Desde la punta de la torre e incluso desde el segundo piso, se pueden apreciar muchas de las principales atracciones turísticas y monumentos de París, tales como el Arco del Triunfo , el Louvre, el Musée d'Orsay, la Catedral de Notre Dame, la Basílica de Sacre-Coeur (o del Sagrado Corazón), Trocadero y Champ de Mars, entre otros puntos importantes de la ciudad.

Panorámica desde el segundo nivel de la Torre Eiffel


Para subir, hay diferentes opciones. Si estas en buena forma, se puede subir por los más de 1665 escalones y si no estas hecho un deportista, o sea, para la mayoría, existen ascensores panorámicos que nos podrán dejar bien en el primer, o bien en el segundo piso, una opción muy poco recomendable para aquellos que padezcan de vértigo, especialmente si corre algo de viento. En las dos alturas donde se puede subir existen diferentes tiendas de recuerdos, además de dos restaurantes de lujo.

Cuando yo la visité, el tercer piso estaba cerrado por los fuertes vientos y el temporal que había sobre la ciudad. 
Pero, sin lugar a dudas, desde el segundo nivel podremos tener una de las mejores vistas de París.

Cuando aparece el atardecer, la Torre Eiffel se ilumina totalmente con más de 20 mil luces y 300 proyectores dando lugar a un maravilloso espectáculo. Los primeros 10 minutos de cada hora después del atardecer, la torre se llena de chispas luminosas que inundan su estructura, si te es posible, procura ver este espectáculo desde la torre y desde el Champ de Mars y Trocadero. Es un espectáculo para no perderse!

En la próxima publicación les seguiré contando sobre París, sus barrios más famosos y los atractivos que no deben perderse si pretenden visitar esta ciudad algún día.

12 de marzo de 2011

Costa Amalfitana: Positano (Italia)

Durante el mes que recorrí Italia, lo más al sur que llegue fue hasta Positano. Para que se ubiquen, se encuentra a unos 40 Km. de la ciudad de Nápoles.
Es, junto con Ravello y Amalfi el destino turístico más importante de la Costa Amalfitana, los cuales también tuve la oportunidad de conocer.
Desde 1997 es Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

La breve descripción que recoge la Unesco es la siguiente:
“La franja costera de Amalfi es de una gran belleza natural. Ha estado intensamente poblada desde principios de la Edad Media. Incluye una serie de ciudades como Amalfi y Ravello, que albergan obras arquitectónicas y artísticas especialmente notables. Sus zonas rurales testimonian la capacidad de adaptación de sus habitantes que han sacado partido de la diversidad del terreno de cultivo, desde los viñedos y huertos en terrazas en las laderas bajas, a las tierras de pastoreo en las tierras altas.”


La zona ha sido destino turístico desde la época del Imperio romano. Numerosos artistas y personalidades públicas han escogido esta costa como área de recreo, entre ellos Giovanni Boccaccio, Richard Wagner, Renato Fucini entre tantos otros.
Positano es conocido por su alto nivel de visitantes. Buscando la tranquila y la belleza del paisaje que ofrece, los turistas de los más altos jet set, se dan lugar en este punto de Italia.


Se accede a través de una muy angosta carretera, y esto es literalmente.
Apenas vamos llegando vamos observando las pintorescas casas de colores ubicadas sobre la montaña y esto lo deja a uno anonadado. Uno le empieza a sacar fotos a todo, porque todo lo que se ve es hermoso e impactante. Es como estar en el paraíso.


Lo que da la magia y misterio a esta ciudad, es que esta ubicada entre acantilados y montañas, con lo cual no existen calles convencionales en su interior, sino laberínticos callejones y muchas escaleras. Y creanme cuando les digo que hay muchas escaleras!
Es por esto que debo decir que para conocer Positano hay que estar en forma, por la cantidad de escaleras que hay que subir y bajar para conocer el lugar. No creo sea recomendable para gente mayor, discapacitados o persona que no tengan un buen estado físico.
No hay plano turístico que te guíe. Y tampoco se van a perder, porque todos los caminos conducen al mismo lugar. Hay que empezar a caminar e ir descubriendo los atractivos que nos ofrece este lugar.

Positano también ofrece a los amantes de la historia, interesantes monumentos que cuentan su historia, así como también iglesias ricas en arte y arquitectura.
La Iglesia de Santa Maria Asunta es la Iglesia más importante de la ciudad. Sobresale ante todo, su maravillosa cúpula.
Al salir de la Iglesia nos vamos a encontrar con la Plaza Flavio Gioia y un campanario del sigloXVIII.
La parte céntrica es totalmente peatonal. Esto nos permite caminar con tranquilidad esta zona de la ciudad.

Una vez en la parte central de Positano (la Piazza dei Mulini); la mayoría de los turistas empezamos a bajar en busca de la playa principal. Una bajada tranquila hasta la playa puede llevar media hora a dos o tres horas dependiendo del tiempo que te quieras detener viendo cosas.
Spiaggia Grande (Playa Grande), Marina: es la playa más conocida y la que todos los turistas visitan. Desde aquí parten las excursiones hasta la isla de Capri.
Cuando bajas y te topas con este hermoso mar Tirreno, realmente no sabes si contemplar la playa o darte vuelta y dejarse maravillar por el hermoso paisaje de Positano y sus casas de diferentes colores ubicadas sobre la montaña.

La gastronomía del lugar ofrece a sus turistas una gran variedad de precios, así podemos encontrar exclusivos restaurantes donde se pueden pagar fortunas por un almuerzo o cena, y también tenemos la opción de comer en trattorias donde el menú es muy bueno y nuestra economía estará agradecida. En cualquiera de estos lugares, podemos degustar magníficos postres típicos de la región.
En mi caso particular, opte por comprar una pizza y comerla frente al mar con un par de cervezas. Recomendado totalmente.

Se puede ver desde lejos el Archipiélago de li Galli. Tres islotes llamados Gallo Lungo, Rotunda y Castelluccio son inconfundibles. La leyenda cuenta que era el lugar elegido por las sirenas para bañarse.
Hoy en día es un refugio de muchos artistas ya que son de propiedad privada. Es frecuente ver en sus costas numerosos barcos anclados durante el día.

Los pequeños pueblos de los alrededores; Praiano y Conca dei Marini pero llegar a Ravello y Amalfi es totalmente necesario para conocer bien la zona de la Costa Amalfitana.

Pata terminar, una frase del escritor norteamericano John Steinbeck:
 “Positano impresiona profundamente. Es un lugar de sueño que no parece verdadero hasta que no estáis, pero del cual sentís con nostalgia toda la profunda realidad cuando lo habéis dejado”.