Pages

17 de julio de 2016

Mi ciudad de entrada a Europa: Fráncfort del Meno

El vuelo LH0511 era el que me llevaría a la ciudad de Frankfurt en Alemania para iniciar mi nueva aventura por Europa. En esta ocasión visitaría ciudades de Alemania, Repùblica Checa, Dinamarca, Suecia, Finlandia, Estonia y Rusia.
Lufthansa: Reina de los cielos

No solo estaba emocionada por el gran viaje que emprendería, sino porque sería la primera vez que volaría con Lufthansa, La Reina de los Cielos! Y nada más ni menos que en un Boeing 747-8i, el avión de pasajeros más largo del mundo y el único Jumbo de pasajeros que opera en Ezeiza. Es un avión precioso!
El vuelo despegó desde el Aeropuerto Ministro Pistarini (Ezeiza) a las 16:55 y arribo al Aeropuerto de Frankfort a las 11:20 del siguiente día.
Este aeropuerto es el más grande de Alemania y sirve como escala de vuelos internacionales a todo el mundo. Además, es la base de operaciones de Lufthansa.
En cuanto a cantidad de pasajeros, este aeropuerto es uno de los primeros de Europa, detrás de Londres-Heathrow y París-Charles de Gaulle.

El aeropuerto es una gran ciudad en sí, es realmente enorme! Hacer una conexión te puede llevar casi una hora! Así que tengan presente sus tiempos de conexión y no compren vuelos con poco tiempo entre sí. Evitemos disgustos!

Vista desde la ventanilla del LH0511
Una vez que descendí del avión simplemente seguí las indicaciones de los carteles para hacer Migraciones y luego retirar el equipaje.
En Migraciones hay dos filas, una para ciudadanos europeos y otra para el resto del mundo.
Sello de entrada a Frankfurt/Main
Si bien cuento con doble ciudadanía, en esta ocasión decidí entrar a Europa con el pasaporte Argentino ya que quería tener el sello en el pasaporte, como buena viajera.
Así que cuando el oficial de migraciones me llama, me pide el pasaporte y me hace varias preguntas. “¿Cuánto tiempo vas a estar en Europa?”, “¿cuál es tu itinerario?, ¿Qué ciudades vas a recorrer?, ¿dónde te vas a hospedar?, ¿Por cuál motivo visitas Europa?...
Una vez que respondí todo me sentí aliviada cuando saca el sello y lo estampa fuertemente contra mi pasaporte. Fui feliz!




Símbolo del tren DB
Al finalizar con Migraciones, seguí las indicaciones para retirar mi equipaje, el cual no tardó mucho tiempo, y luego salir para encontrar la señal del tren regional (DB) que me llevaría al centro de la ciudad.
El tren se toma en la Terminal 1 del Aeropuerto. Para aquellos que arriben a la Terminal 2 deberán tomar el Sky Line Train que conecta las dos terminales y posee una frecuencia de tres minutos.


Para sacar el ticket del tren uno cuenta con dos opciones: la maquina automática expendedora de tickets o las oficinas de DB. Como la cola de la oficina era interminable me anime a sacarlo por la maquina automática. Por suerte uno puede seleccionar el idioma y seguir las indicaciones sin problema. Se puede abonar con euros o con tarjeta de crédito.
En mi caso abone por un boleto sencillo al centro de la ciudad un valor de 5 euros. El viaje tiene una duración de 15 minutos y el tren te deja en la estación principal de Frankfurt Hauptbahnhof. La línea que se debe tomar al centro es la S8 o la S9.

Estación central de Alemania 
Desde esta estación parten trenes hacia toda Europa y el resto de Alemania. Para que se den una idea de la magnitud, por día pasan por esta estación 350.000 viajeros.
En la fachada predominan los estilos neoclásicos y lo que la destaca es el gran reloj y la palabra Hauptbahnhof (y el logo de la Deutsche Bahn).

En cuanto al alojamiento, como al día siguiente tenía que tomar un tren muy temprano desde esta estación a la ciudad de Dresden, decidì quedarme en el Hotel Hamburger HOF ubicado al frente de la estación en la parte lateral. Por una habitación single con desayuno abone 800ars.

Luego de hacer el check in en el hotel y dejar el equipaje, salí a recorrer el casco histórico de Frankfurt ya que contaba solamente con medio día para conocer lo principal de esta ciudad.
Sin lugar a dudas, la gran estrella y lo que no puede dejar de ser visto si vamos a esta ciudad es la plaza de Römerberg rodeada de los edificios más antiguos caracterizados por su entramado en la madera. Estas casas fueron construidas hace más de 6 siglos y eran el sitio de reunión de comerciantes y viajeros, ya que allí funcionaban distintas ferias.









Otros de los atractivos que no pueden dejar de visitar si van a Frankfurt es la Catedral Imperial de estilo gótico, la Ópera, la casa de Goethe, la Maintower (Torre del Meno) y la Eurotower.
Una recomendación es que caminen toda la peatonal de la calle Zeil que está llena de comercios.
Y otro must, es visitar una de las tabernas del barrio de Sachsenhausen, donde se pueden probar sus productos típicos.

También pueden hacer un paseo en ferry por el Rio Main y contemplar la ciudad desde el agua.









Conocer los atractivos de esta ciudad se puede hacer a pie sin ningún inconveniente o utilizando su completa red de subtes y transporte público.


Frankfurt es una de las ciudades más importantes del centro de Alemania y por tal motivo es un buen punto para darle inicio a un viaje por Europa. Desde acá tenemos transportes hacia toda Europa, ya sea por tren o avión. Es una buena opción si estás pensando en un viaje por el viejo continente.