Pages

15 de septiembre de 2016

LA GRAN ODISEA PARA LLEGAR A ESTOCOLMO




Uno tiene la idea de que en Europa todo funciona a la perfección, sobre todo en Alemania. Pero mi experiencia fue un poco diferente.
Aeropuerto de Berlìn, TEGEL
Al llegar al Aeropuerto de Berlín, llamado Tegel, mi dirigí hacía los mostradores de la aerolínea Scandinavian Airlines para despachar mi valija. 
El día anterior había realizado el check in online, con lo cual ya tenía mi Boarding Pass impreso y el vuelo supuestamente estaba en horario y confirmado.
Al llegar a los mostradores de la aerolínea no había personal y tampoco figuraba el vuelo en las pantallas del aeropuerto. Deduje que como era muy temprano todavía no habían abierto el check in. Así que me fui a recorrer las terminales del aeropuerto y tomar un café.
Luego de un tiempo volví al mostrador, donde ya había personal de la aerolínea. Me acerco y le hago entrega de mi boarding pass y me informan que el vuelo SK2678 estaba cancelado por un paro de pilotos. Ellos desde allí no me podían dar otras opciones para llegar a Estocolmo. Debía llamar al call center y desde ahí me brindarían asistencia.
El problema es que el call center recién abría en dos horas, así que me acerqué a la sección de Informes donde estaban el resto de los pasajeros afectados por este paro.
El personal del aeropuerto tampoco pudo contactarse con algún representante de la aerolínea y nos dijeron que nosotros mismos nos teníamos que encargar de comprar otro vuelo para llegar a destino y luego presentar el reclamo a la aerolínea para que reintegren el costo del nuevo pasaje o la diferencia. Es aquí donde comienza el verdadero problema, ya que los vuelos directos a Estocolmo estaban todos llenos, ya no había lugar por ninguna aerolínea. 
Comienzo a recorrer y consultar opciones en los diferentes stands de las aerolíneas que funcionaban en el aeropuerto. No había ninguna opción que me dejará en Estocolmo en ese mismo día o el día siguiente.


AB8034 rumbo a Copenhague, Dinamarca
Es por eso que me arriesgué y opté por volar desde Berlín a Copenhague, la capital de Dinamarca, con la aerolínea alemana Air Berlín. Una vez que llegara al aeropuerto de esta ciudad tendría que ver cómo llegar a Estocolmo. 
Yo sabía que había servicios de trenes desde aquí a Estocolmo, pero nada me garantizaba
 que haya disponibilidad. 

Lo que más bronca me daba es que yo ya tenía pagas dos noches en un hotel en Estocolmo y solo contaba con dos días para recorrer la ciudad. Esto ya no iba a ser posible ya que llegar a Estocolmo me llevaría un día entero.


Entonces, primero tomé el vuelo AB8034 desde Berlín a Copenhague. 

Una vez allí me dirigí a la oficina de ventas de tickets de trenes y le comenté al chico que necesitaba ir a Estocolmo. Él me respondió que no había problema y me imprimió el ticket que supuestamente salía en diez minutos desde la terminal de trenes del Aeropuerto. Me dirijo al andén y dos oficiales me solicitan ticket y pasaporte para control. Les comento que voy hacía Estocolmo y ellos me dicen que el ticket emitido no decía a Estocolmo, sino a otra ciudad de Suecia. Era evidente que llegar a mi próximo destino no iba a ser muy fácil…



Volví a la oficina de venta de tickets de tren y le comenté lo sucedido al empleado. Me pidió disculpas por lo sucedido y me comento que desde su sistema no vendían trenes a Estocolmo, pero me ofrecía un billete de tren a Malmô, una ciudad sueca que se encontraba a 32 kilómetros. Es un viaje muy corto de 24 minutos que atraviesa el puente de Öresund. El costo del mismo es de unos 9 euros.

Al llegar a la estación de trenes de Malmö fui hacía las oficinas de SJ, Ferrocarriles de Suecia. Allí me comentaron que para el día de hoy ya no había más disponibilidad en ningún tren hacía Estocolmo. Pero anteriormente yo había chequeado la página web y si veía disponibilidad en algunos trenes, así que realicé la compra online y al finalizar la misma te mandan por email un código de compra. Con ese código de compra uno lo ingresa en la máquina de tickets y se imprimen los mismos. ¡Finalmente tenía pasaje para Estocolmo, pero el mismo salía dentro de unas 8 horas! Había que hacer tiempo, así que salí a recorrer la tranquila ciudad de Malmö y comer algo.


Ciudad de Malmô
Ciudad de Malmô


Ciudad de Malmô


Ciudad de Malmô


Andenes de la estación de trenes de Malmô

Volví a la estación de tren y las últimas horas las esperé ahí, ¡ya sin saber que hacer! Lo bueno es que había enchufes para cargar la batería del celular, así que aproveché para hacer eso. 

Luego de ocho horas de espera, partió el tren desde Malmö con destino Estocolmo, pero con muchas paradas intermedias en el medio. El viaje fue muy largo, pero hubo un acontecimiento natural que lo convirtió en un viaje mágico, el Sol de Medianoche.


El cielo a las 3AM, rumbo a Estocolmo

El Sol de Medianoche es un fenómeno natural que consiste en que el sol es visible las 24 horas del día, en las fechas próximas al solsticio de verano. Así que el sol nunca desapareció en toda la noche, estuvo siempre en el horizonte y las tonalidades del cielo fueron pasando por diferentes colores, desde un rosado hasta un violeta.



Bienvenidos a Estocolmo
No pude dormir en todo el trayecto, no por la luz que entraba por la ventana, sino que supongo por todo lo que había vivido ese día desde que se había cancelado el vuelo. Pensé que me iba a quedar con las ganas de conocer esta ciudad, pero finalmente lo había logrado, ¡había llegado a la ciudad de Estocolmo!

Apenas me bajé del tren me fui hacía el hotel que había contratado, el Central Hotel. El mismo estaba ubicado a unas tres cuadras de la estación. Llegué, le comenté al recepcionista lo que me había sucedido y que fui afectada por el paro de pilotos. Me respondió que fueron muchas las personas que tenían reserva en ese hotel que también fueron afectadas por el paro. Me ofrecieron desayunar, pero lo único que quería era una ducha y dormir un poco. Había sido un día muy cansador. Así que después de dormir una hora salí a conocer está hermosa ciudad.El sol brillaba, el clima era perfecto. Con mapa en mano empecé a caminar por sus calles y descubrir sus encantos.
Es una ciudad fácil de recorrer, sobre todo su casco antiguo. Pasear por el Gamla Stan es una de las cosas que todo turista debe hacer. Este barrio tiene un estilo medieval y sus calles son todas empedradas.


Postales de Estocolmo


Postales de Estocolmo


Postales de Estocolmo


Postales de Estocolmo


Postales de Estocolmo


Postales de Estocolmo


Callecitas de Estocolmo

Es aquí donde me encontré con muchos edificios históricos de Suecia, como el Museo Nobel, la Catedral de Estocolmo y el Palacio Real que data del siglo XVIII. La plaza Stortorget es otra de los sitios que más me gustó. Se encuentra en el corazón de Gamla Stan. Durante la edad media está actual plaza era un sitio de comercio y reunión.

A su alrededor hay edificios de varios colores y de la misma altura y varias cafeterías.Pero está plaza fue escenario de uno de los hechos históricos más violentos, “El baño de la sangre de Estocolmo”. Aquí se decapitaron a más de 80 nobles y ciudadanos durante una guerra con Dinamarca.
Otros de los sitios que visite por el Ayuntamiento de la ciudad, sede del gobierno. Está ciudad está compuesta por 14 islas, por lo que la presencia del agua está por todos lados y también la de puentes.


Una vez recorrido el caso antiguo de la ciudad, mi próximo destino era visitar la isla de Djurgården. Para llegar a esta isla opte por comprar un ticket y dar un paseo en barco por sus canales.

Mi primera parada fue el museo VASA. Aquí se encuentra el único barco de guerra del siglo XVIII que ha sobrevivido a nuestros días. Es uno de los museos más visitados de toda Escandinavia.


Museo VASA

Luego de recorrer este museo me dirigí hacia el Skansen, un museo al aire libre y zoológico. Aquí podremos observar casas y construcciones típicas de toda Escandinavia.
En esta isla también se encuentra Gröna Lund, el parque de diversiones más antiguo de Suecia.


Gröna Lund


Postales de Djurgården.


Postales de Djurgården.
Después de recorrer está isla volví a tomar el barco hacía el casco antiguo.El barco pasa por la terminal de cruceros y se pueden apreciar estás grandes construcciones de muy cerca. ¡Algo realmente impresionante!






Era hora de retornar al hotel. Había sido un día muy largo, pero pude conocer lo más importante de la ciudad.

Llegar a Estocolmo fue una gran odisea. Tuve que tomar un avión y dos trenes y pasar por tres países en menos de un día (Alemania/Dinamarca/Suecia). Sin lugar a dudas fue una gran aventura y me deja la enseñanza que si bien uno puede tener programado su viaje, hay cosas que uno no puede controlar. Pude llegar a Estocolmo, y si bien perdí un día de viaje, recorrí los lugares más turísticos e importantes de esta ciudad tan mágica de Escandinavia.
Tren de alta velocidad Arlanda Express
Al día siguiente tendría que tomar un nuevo vuelo hacía la capital de Finlandia, Helsinki. 
Lo interesante es que desde la Estación de trenes sale un tren llamado Arlanda Express. Este tren de alta velocidad conecta la estación central de Estocolmo con el aeropuerto internacional de Estocolmo, Arlanda. El viaje tiene una duración de 20 minutos y cuenta con wifi a bordo. Si bien no es una de las opciones más económicas (280 SEK), si es a másrápida y ecológica.
Al llegar al aeropuerto de Arlanda despaché la valija y pasé seguridad. Solo restaba esperar para tomar el vuelo AY682 que me llevaría a conocer un nuevo destino, Helsinki.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Que hermosa ciudad Estocolmo!

Tatiana Alvarado dijo...

Que lindo que a pesar todo, te arriesgaste y pudiste llegar a esta hermosa ciudad!